En este momento estás viendo La fiscalidad de criptoactivos y plataformas

La fiscalidad de criptoactivos y plataformas

La fiscalidad ha caído en un inmenso gris legal en todo el mundo a raíz de la tokenización de activos.

Introducción

El mundo financiero se encuentra en constante transformación, y la tokenización de activos emerge como un paradigma disruptivo que redefine la forma en que invertimos, financiamos y gestionamos activos. Este proceso, que consiste en convertir activos tangibles o intangibles en activos digitales alojados en una blockchain, ha abierto un abanico de posibilidades para inversores de todo el mundo.

Sin embargo, este nuevo panorama también presenta desafíos para las autoridades fiscales. La naturaleza descentralizada de las transacciones con tokens, realizadas en plataformas sin intermediarios financieros tradicionales, dificulta el control y la recaudación fiscal. Por esto, los gobiernos trabajan para poder establecer parámetros fiscales para la operación con tokens y otro tipo de criptoactivos.

A continuación, exploraremos los aspectos clave de la tokenización de activos y su impacto en el ámbito fiscal. Abordaremos los beneficios y desafíos que esta innovación presenta para inversores y autoridades, y analizaremos las medidas que se están tomando para adaptar los sistemas fiscales a la era digital.

Principales desafíos que enfrentan las autoridades

El auge de las criptomonedas y las finanzas descentralizadas (DeFi) ha revolucionado el panorama financiero, presentando nuevos desafíos para las autoridades fiscales a nivel global.

  1. Naturaleza descentralizada: Las DeFi operan en plataformas descentralizadas (DApps) basadas en blockchain, sin intermediarios financieros tradicionales como bancos o entidades reguladoras. Esto dificulta la aplicación de los sistemas de control y recaudación fiscal tradicionales.

  2. Anonimato y pseudonimato: Muchas transacciones en DeFi se realizan de forma anónima o pseudónima, lo que dificulta la identificación de los contribuyentes y el seguimiento de sus actividades financieras.

  3. Diversidad de activos: Las DeFi ofrecen una amplia gama de activos digitales, como criptomonedas, tokens y derivados, algunos de los cuales no están claramente definidos en las legislaciones fiscales existentes.

  4. Transacciones transfronterizas: La naturaleza global de las DeFi facilita las transacciones transfronterizas, lo que complica la determinación de la jurisdicción fiscal aplicable y la aplicación de impuestos.

  5. Evolución rápida: El ecosistema DeFi está en constante evolución, con nuevos protocolos y herramientas surgiendo constantemente, lo que dificulta que las autoridades fiscales se adapten y actualicen sus marcos regulatorios.

¿Cómo se controla la actividad con tokens en materia fiscal?

El auge de las criptomonedas y las Finanzas Descentralizadas (DeFi) ha revolucionado el panorama financiero global, presentando nuevos desafíos para las autoridades fiscales a nivel internacional. A diferencia del comercio digital tradicional, las DeFi operan en plataformas descentralizadas (DApps) basadas en blockchain, sin intermediarios financieros tradicionales.

Organizaciones como la UE (Unión Europea), el G20 (Grupo de los 20) y también la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) han estado trabajando arduamente para crear un marco legal para regular este tipo de actividades en las redes.

Uno de los mayores problemas que ha traído la globalización es la disputa entre autoridades tributarias por el principio de residencia (domicilio fiscal de quien obtuvo la renta) y el principio de la fuente (domicilio real donde se generó la renta)

Principio de residencia vs fuente / Nuevo enfoque: EPD vs PES

La globalización y el auge de las tecnologías digitales han transformado radicalmente el panorama económico, presentando nuevos desafíos para la tributación internacional. El tradicional principio de residencia fiscal, basado en el domicilio del contribuyente, se ve puesto en duda por la naturaleza descentralizada de las actividades digitales y la facilidad con la que las personas y empresas pueden operar en diferentes jurisdicciones.

En este contexto, la armonización de los criterios de residencia fiscal resulta crucial para garantizar la justicia fiscal y evitar la evasión de impuestos. Diversas iniciativas buscan establecer un marco global coherente que aborde las complejidades de la era digital.

Principio de residencia vs. principio de la fuente: un dilema histórico

Tradicionalmente, dos principios han guiado la determinación de la residencia fiscal:

  • Principio de residencia: La renta mundial de un individuo o empresa se tributa en el país de su residencia.
  • Principio de la fuente: La renta generada en un país específico se tributa en ese mismo país, independientemente de la residencia del contribuyente.

Estos principios, en ocasiones, han generado conflictos entre las autoridades fiscales de diferentes países, dificultando la recaudación efectiva de impuestos.

La búsqueda de un criterio único: establecimiento permanente digital y presencia económica significativa

Para superar estas limitaciones, se han propuesto nuevos criterios que buscan armonizar la tributación en la era digital:

  • Establecimiento permanente digital (EPD): Se define como una presencia significativa en el ámbito digital de un país, similar a un establecimiento permanente físico. La definición de EPD aún está en desarrollo, pero busca identificar a las empresas que generan valor en un país digitalmente, incluso sin presencia física.
  • Principio de presencia económica significativa (PES): Este principio propone que la residencia fiscal se determine en función de la actividad económica real realizada en un país, independientemente de la ubicación física del contribuyente o la empresa. El PES busca gravar la renta generada por actividades económicas sustanciales, incluso si estas se realizan a través de medios digitales.

Fiscalidad de plataformas digitales dedicadas a activos digitales y criptoactivos

En cuanto al tratamiento fiscal de las plataformas en sí, no a los usuarios individuales que operan en ellas, las principales tendencias incluyen:

  • Impuesto sobre las ganancias de capital: La mayoría de los países desarrollados consideran las ganancias obtenidas por la venta de criptoactivos como renta imponible.
  • Impuesto sobre la renta: Las plataformas que generan ingresos por servicios como comisiones, tarifas de publicidad o suscripción están sujetas al impuesto sobre la renta.
  • Impuesto sobre el valor agregado (IVA): Algunos países aplican IVA a las transacciones realizadas en plataformas de criptoactivos.
  • Regulaciones contra el lavado de dinero (AML) y financiamiento del terrorismo (CFT): Las plataformas de criptoactivos están sujetas a regulaciones AML/CFT para prevenir el uso de estas plataformas para actividades ilícitas.

A esta situación compleja de por si, se suman los diferentes impuestos que aplican cada jurisdicción. Para mayor información consultar el siguiente artículo. «Consideraciones fiscales para tokenizar – PARTE I»

Tendencias en la tributación de plataformas digitales y criptoactivos en países desarrollados

La tributación de las plataformas digitales y los criptoactivos se ha convertido en un tema central en la agenda fiscal de los países desarrollados. Estos actores económicos emergentes presentan desafíos únicos para las autoridades fiscales tradicionales, debido a su naturaleza descentralizada y global. En este contexto, las tendencias generales apuntan a:

  • Desarrollo de marcos regulatorios: Se están creando regulaciones específicas para las criptomonedas y DeFi, buscando establecer reglas claras para la tributación de estas actividades.
  • Cooperación internacional: Se está fomentando la colaboración entre países para compartir información y coordinar estrategias de control y recaudación fiscal.
  • Implementación de herramientas tecnológicas: Se están utilizando herramientas como el análisis de blockchain y la inteligencia artificial para mejorar la capacidad de rastrear y monitorear las transacciones con tokens.
  • Educación fiscal: Se están realizando campañas para informar a los usuarios de criptomonedas y DeFi sobre sus obligaciones fiscales.
  • Adaptación a la evolución del ecosistema: i) El panorama de las plataformas digitales y los criptoactivos está en constante evolución, lo que exige a las autoridades fiscales una capacidad de adaptación constante. ii) Se requiere un enfoque flexible y proactivo para mantenerse al día con las nuevas tecnologías y modelos de negocio.

Mucho por hacer

Las autoridades fiscales de todo el mundo siguen trabajando para tomar medidas que les permitan enmarcar legalmente actividades como la tokenización de activos. La evolución de la fiscalización de tokens dependerá de la capacidad de las autoridades fiscales para adaptarse a las nuevas tecnologías y encontrar soluciones efectivas para los desafíos planteados por este ecosistema descentralizado. La colaboración entre gobiernos, reguladores, desarrolladores y usuarios será clave para encontrar un equilibrio entre la innovación y la protección de los intereses fiscales.

El panorama podría cambiar drásticamente con el paso de los años y podrían aparecer nuevos marcos legales a nivel global en los próximos años. 

Deja una respuesta