En este momento estás viendo Aspectos jurídicos de la tokenización que debes conocer
aspecto-juridico-de-la-tokenizacion

Aspectos jurídicos de la tokenización que debes conocer

En este articulo exploraremos alguno aspectos jurídicos de la tokenización.

Desde el punto de vista jurídico en las transacciones relativas a un token se puede precisar los siguientes aspectos:

  • Se trata de un negocio jurídico complejo que se materializa por un lado con la emisión del token y, por el otro, por la representación digital de la propiedad.
  • Bien jurídico protegido: el token
  • Medio de transacción: Un Smart Contract
  • Sistema de administración y gestión de identidad, propiedad y transacciones: El Blockchain

Los tokens son una representación digital protegida criptográficamente de un bien, sea este tangible o no. Cualquier bien físico o derecho podría ser representado digitalmente y en cualquier lugar del mundo. 

La tokenización, en consecuencia, tiene efectos jurídicos que es importante conocer. La consecuencia inmediata de convertir un activo o un derecho en un token es que ese activo o derecho se puede comercializar a través del Blockchain y su propiedad se puede transferir. 

¿Cómo se realizan los traspasos de propiedad de los tokens? 

Blockchain

Bien sabido es que normalmente la propiedad de un activo o derecho se transfiere por un documento de compra-venta, un contrato de donación o por herencia, de lo cual, dependiendo de la naturaleza del objeto de la transacción, da fe la Administración Pública por medio del registro de propiedad, tanto mercantil como civil. Entonces, ¿sucede lo mismo cuando se tokenizan los activos o los derechos? 

La respuesta es no, cuando se trata de un token, no es la Administración Pública la responsable de respaldar la propiedad, sino que se hace a través de asientos contables, los cuales están ligados a una wallet desde la cual se poseen, se administran y, por ende, se realizan los traspasos de propiedad. Es decir, el sistema de registro relativo a la propiedad de los tokens es el sistema Blockchain.

El sistema Blockchain es, por decirlo en palabras simples, un sistema de registro y de gestión. Registro de transacciones, identidad, derechos y propiedades, gestión documental, gestión de contratos, gestión de gobernanza. Cada vez que se realiza alguna operación que modifique la titularidad de un token, ello es registrado en una base de datos. De esta manera, siempre se podrá saber en tiempo real quién es el dueño. Es la Blockchain, entonces, la plataforma que certifica la veracidad de la ocurrencia de las transacciones.

Como sabemos, la Blockchain trabaja por cadenas de bloques interconectadas entre sí y es en los bloques en los que se registran las transacciones.

Entendiendo entonces que Blockchain es el sistema de registro de las transacciones, obligatoriamente surge la pregunta, ¿cómo se perfeccionan esas transacciones? Y acá es donde aparecen los contratos inteligentes o smart contract como se les conoce en inglés.

Los Smart Contract y la gestión de los tokens

Los tokens están sujetos a lo que se denomina Smart Contract, una suerte de códigos mediante los cuales se crean y se administran los tokens. Se trata de llevar a un lenguaje informático el contenido de un contrato, el cual se materializa de forma automática a través del código, una vez que se cumplen las condiciones acordadas.

Cuando los analizamos desde el punto de vista del Derecho, los tokens son el bien jurídico protegido y el Smart Contract es el medio que respalda su existencia y demuestra quién es el propietario en un momento determinado. Se trata entonces de una nueva herramienta de contratación que se vale de la tecnología tanto para la manifestación del consentimiento como para su ejecución.

Vale recordar que los requisitos de validez de un contrato son que se trate sobre un objeto lícito que sería el token y consentimiento libre tanto para vender como para comprar. Esto permite que exista Seguridad Jurídica tanto en la existencia como administración de los Tokens.

Naturaleza jurídica de la tokenización

En principio, pareciera que no hay una única naturaleza jurídica cuando se habla de tokens, pues esta dependerá de qué activo o derecho se tokeniza. Sin embargo, ya existen algunos antecedentes en el que algunas autoridades administrativas han tratado de categorizar. Así tenemos por ejemplo:

  • El Banco Central Europeo considera que los tokens solo son una representación de los activos que se registran con tecnología no tradicional o diferente.
  • Para la Autoridad Europea de Valores y Mercados, son representaciones digitales que podrían ser de interés para un sector o grupo, que pudieran tener valor, un propósito e incluso cumplir una determinada función.

Tipos de token 

En vista que cualquier bien tangible, intangible o derecho pudiera ser tokenizado, para aproximarse a su naturaleza jurídica es fundamental determinar en qué categoría se encuentra dentro de la clasificación que la industria ha establecido de forma consensuada. Esta clasificación los diferencia entre tokens de inversión, tokens de utilidad y tokens híbridos.

Tokens de Inversión o security tokens

Se les conoce como tokens de activos y otorgan derechos de propiedad. Se derivan generalmente de la propiedad de títulos de valor como las acciones y obligaciones, por lo que estarían subsumidos en lo que se conoce como un contrato de inversión.

En la legislación estadounidense, por ejemplo, se considera que un token tiene valor financiero y, por tanto, entra en esta categoría si hay una inversión de dinero en una empresa con la expectativa de recibir alguna ganancia. Una vez se confirme que cumple con estos parámetros, la Comisión de la Bolsa de Valores la autorizará, adquiriendo la condición de valor financiero, y a la vez, la de un token de inversión.

Token de utilidad o utility tokens

Este tipo de tokens otorgan el derecho de uso o de beneficiarse de la utilidad del servicio por el cual fue creado el token, pero no funciona como un medio de pago ni otorga derechos de propiedad.

Con la adquisición de un token de utilidad, el titular adquiere el derecho a exigir una prestación de hacer. Estamos entonces frente a lo que se conoce como una prestación de servicios.

Tokens híbridos

Esta categoría reúne a aquellos tokens que tienen características propias tanto de los tokens de inversión como de los de utilidad.

En definitiva, la globalización y los avances tecnológicos obligan a que el derecho se actualice con la finalidad de dar soluciones a las situaciones novedosas que se van generando. Es justo esto lo que progresivamente está sucediendo con los tokens y es fundamental estar actualizado sobre las regulaciones y disposiciones legales que se van estableciendo.

Deja una respuesta